LINKEDIN Y EL SENTIDO COMÚN

Ahora que empieza el nuevo curso y que todo son buenas voluntades y proyectos nuevos, me gustaría compartir un post de esos de “haz lo que yo diga pero no lo que yo haga”. Todos sabemos que es mucho más sencillo y fácil dar consejos que seguirlos, pero creo que es bueno reflexionar sobre algunos puntos que se señalarán más adelante.


No cabe duda que la red social Linkedin está tomando cada vez más fuerza entre los profesionales y cada vez son más los que lo usan y comparten opiniones, experiencias, necesidades…a través de ella.

Como decía antes, en estas fechas todo el mundo se plantea nuevas metas o retos, entre los que puede estar actualizar o abrir un perfil de Linkedin. En esta red es relativamente fácil ir introduciendo datos, ya que qué va indicando que cosas tienes pendientes y qué porcentaje de tu perfil te falta para tenerlo completo.

En este post me gustaría dar algunos consejos que son de “sentido común”, que si uno los pensara no los haría, pero  no se sabe muy bien por qué la gente sí que lo hace en las redes sociales.

Los consejos que creo debemos seguir son:
  • Rellena el perfil: es tu carta de presentación, debe estar rellena, releída y re-confirmada. Piénsalo con tranquilidad y buscando las mejores palabras para definir qué eres y que haces. La foto es una parte importante, ya que puede ayudar a reconocerte o ponerte imagen. La colocación de la silueta que viene por defecto no es muy profesional y, por favor, evitemos fotos de bodas, fiestas y otros eventos lúdico-festivos recortadas.
  • No conectes con alguien sin antes visitar su perfil: la idea inicial de linkedin es que cada individuo cree su red de contacto con aquellas personas con las que ha estudiado, trabajado o tenga amistad por alguna razón. No obstante, no es difícil ver que la gente empieza a dar al botón de conectar como si de un videojuego se tratara, batir el record de pulsaciones del botón conectar en un minuto. Por favor, antes de invitar a conectar a alguien que no conoces, no olvidéis visitar su perfil, para ver si realmente tenéis puntos en común y su la conexión va a ser provechosa en el futuro. Yo reconozco que sufrí esta etapa y todavía encuentro perfiles que no sé en qué momento conectamos ni para qué, porque somos como el agua y el aceite.
  •  No envíes mensajes masivos “por si acaso”:En cuanto a los mensajes me gustaría hacer una doble distinción: por un lado los mensajes que te envían las personas 5 minutos después de aceptar su invitación, mensajes impersonales y puramente publicitarios. A mí, al menos, me produce mala imagen de la persona que me lo envía y creo que su eficacia es más bien nula. Por otro lado los correos masivos, que claramente son publicitarios, que pienso que acaban por no tener impacto. Si envías mensajes, estudia a quién se lo debes enviar y no lo hagas como los correos publicitarios genéricos, personaliza y recuerda que los “por si acaso” no funcionan.
  • Es una cuestión de calidad y no de cantidad: creo que una de las etapas que todos sufrimos en Linkedin es la de tener muchos contactos y que en la pantalla aparezca el +500 contactos como que nos crece el ego. Igual pasa con los grupos, tengo que pertenecer a muchos grupos, la razón da igual, el nombre me gusta y pienso que es interesante. Pues señores, si todos pensamos en tener muchos contactos y no nos paramos a interactuar con ellos, al final, entre todos, tendremos una red de muchas conexiones pero sin circulación de información entre ellos, y para qué sirve eso?. Recordemos que siempre es mejor calidad que cantidad.
  • Los grupos son para interactuar, para mirar ya está el Facebook: en Linkedin hay muchos grupos muy interesantes, grupos que son interesantes por lo que la gente comparte en ellos y los debates que se crean. Si todos nos paramos a mirar las conversaciones (aquí me incluyo yo el primero) y no colabaramos, el pontencial de los mismos decrecerá y, al final, el grupo se convertirá en el lugar de opinión de unos pocos. Selecciona los grupos que sean más interesantes para ti y particiapa, participa y participa (bueno, siempre que tengas algo que aportar).
  • El trabajo no viene solo estando en la red: uno de los éxitos de las redes sociales y más en estos tiempos de crisis y desempleo ha sido la posibilidad que nos dan para encontrar empleo; así que nos creamos un perfil y esperamos a ver que pasa. Pues esto es lo mismo que si nos sentamos frente a un huevo y esperamos que el pollo salga solito por iniciativa propia. Para que la red nos ayude en el empleo, debemos trabajarlo, cuidar detalles y no desfallecer en el intento. Es una carrera de fondo, asís que hay que medir las fuerzas y no perder la fuerza a las primeras de cambio.
  • Lee, comenta, comparte…interactúa: tengo la apreciación que la gente entra a linkedin muy de vez en cuando y mira las invitaciones de conexión y los mensajes y poco más. Señores hay mucha información compartidas en las actualizaciones, muchos debates en los grupos…dediquemos más tiempo a toda esa cantidad de información, que seguro es de nuestro interés y encontraremos más atractivo linkedin por los contenidos. Y sobre todo, comparte y interactúa…ese es el secreto para que la riqueza de la red crezca: la sumatoria de esfuerzos entre todos.
  • Ten presencia regular: La regularidad en la presencia en la red creo que es vital. Si nos limitamos a entrar cada tres meses o cuando escuchamos a alguien hablar sobre ella, los resultados no serán los mejores. Será como ir a entrenar una vez cada tres meses y querer acabar una maratón. Creo que si nos interesa estar, debemos tener una presencia regular, que al principio costará un poco más, pero una vez esté metido en nuestro hábitos, todo será mucho más fácil.
Sin duda existirán más consejos que son de peso y que os invito a  que me ayudéis a completar la lista, comentando este post. Pero no olvidéis que el mejor de los consejeros en casi todo en la vida es el sentido común, así que pensemos las cosas un poco antes de hacerlas, porque sin duda esto nos ayudará a reducir nuestros fallos en el futuro.

“El sentido común es uno de nuestros mejores compañeros de viaje, no dejes de oírlo”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *