ESTRUCTURAS O POR QUÉ LAS COSAS NO SE CAEN (III): ESAS PEQUEÑAS OBRAS DE ARTE LLAMADAS PLANOS

Seguramente todos estamos más que aburridos de escuchar, estudiar, redactar o revisar las partes que tiene un proyecto. A todos nos resulta familiar: una memoria redactada en el último segundo antes de imprimir y grabar ese CD, un pliego de condiciones copiado de otro proyecto, que en su día fue copiado de otro proyecto y este de otro…y así hasta el primer proyecto que fue donde los tuvieron que redactar porque no encontraron de donde copiar. También planos de detalles que misteriosamente se repiten a lo largo de los años y parece que no pasa el tiempo por ellos; así como presupuestos con partidas y descripciones de partidas que ya son todo un clásico en la literatura de los proyectos.

Me gustaría detenerme en los planos, ya que son los documentos que se usan en obra para la ejecución de nuestros diseños. Sin duda, un error en los mismos puede llevar a un error de ejecución que puede ocasionar pérdidas económicas importantes, retrasos debidos a la necesidad de demoliciones e incluso patologías futuras. Hay errores durante su elaboración que deberíamos tener en cuenta, para, en la medida de lo posible, poder evitarlo en el futuro:
  • La información necesaria para el desarrollo de los planos se entrega muy tarde a los diseñadores. Siempre hay que ir adelantando la documentación conforme se va teniendo, no podemos tener todo cerrado al 100%, siempre hay tiempo para afinar algunas cosas.
  • Los tiempos previstos para la revisión de los planos acaban reduciéndose por la mala planificación de los tiempos de ejecución, por lo que la revisión pierde parte de su importancia, entrando más en formalismos que en el contenido.
  • Producción de planos por peso: durante mucho tiempo, se han calculado estructuras a un precio muy bajo (cálculo y planos), dada la oferta que había. Por ello, y para que el negocio fuera rentable, se ha abusado de programas de cálculo que aportan planos, limitándonos a cambiar el formato o forma de presentación. Esto ha llevado a entregar planos que nadie ha revisado, con el consiguiente riesgo de no estar haciendo las cosas lo suficientemente bien.
  • Dado que los planos de detalles se suelen colocar al final del listado, se suelen realizar copiándolos de otros proyectos, sin dedicar el tiempo necesario para adaptarlos convenientemente al caso concreto, lo cual puede llevar a incongruencias entre los planos generales de planta o alzados, con los detalles constructivos.

Como suele pasar en todo, las errores no vienen solos, así que repasamos los planos constructivos de muchos proyectos, se puede comprobar que se están ejecutando cosas plagadas de errores, discrepancias y/o omisiones. Gracias a Dios, para que esto nos lleve a problemas graves, se deben cometer varias atrocidades juntas; cosa que, todavía, no es muy común a día de hoy.
Si hiciéramos una clasificación de los tipos de planos que nos encontramos en nuestro gremio, podríamos distinguir tres grandes grupos:
  • Planos mejor doblados: son los que da vergüenza hasta abrirlos, eso es un intento de algo parecido a un plano. Suelen tener errores de forma, fondo y hasta de nombre. Estos no son admisibles, hay que romper y volver a empezar. Nunca firmes una cosa como esa, rompemos y volvemos a empezar.
  • Planos formulario: son planos sobrios, parecidos a un formulario de hacienda, todo es correcto, pero carecen de gracia, de chispa. Son planos que tienen toda la información y no presentan grandes errores. Estos, son válidos, pero nunca formaran parte de nuestra obra maestra.
  • Planos “obras de arte”: estos los que, al abrirlos, uno solo puede decir: “¡qué cosa más bonita!”. Son planos que atraen la vista, por su disposición, uso de tramas, de grosores de líneas…hacen que uno no se aburra de verlos una y otra vez. Suele ser que los maestros que hacen esto, aman lo que hacen y suelen cometer menos errores, lo que hacen que sean los documentos soñados. Según mi punto de vista, y hasta donde el tiempo lo permita, estos son los que debemos perseguir, porque darán a nuestro trabajo un salto de calidad.

Para todo técnico se da por hecho que la documentación que deben reflejar los planos debe ser correcta y acorde con lo que se ha proyectado. Por favor, no dejemos nada al azar o dar por hecho las cosas más triviales. Los planos son un trabajo en equipo, donde todos los participantes deben ser alineados hacia un fin común; coordinados y supervisados de forma adecuada para saber hasta donde se quiere llegar y cual debe ser el producto que se desea entregar.
Aunque supongo que cada uno tiene sus trucos o sus consejos para mejorar el producto final, os dejo algunos consejos prácticos para mejorar en la elaboración de planos:
  • Los planos tienen un tiempo de ejecución, por lo que la información de los técnicos se debe entregar sin ningún tipo de retraso.
  • Antes de empezar el trabajo, ten claro donde quieres llegar, que documentos quieres crear y que vas a representar en cada uno de ellos.
  • Cada proyecto es único, se deben revisar y adaptar los detalles a cada caso; o nos llevará a arrastrar fallos a lo largo de los trabajos.
  • Intentar que los planos sean revisados por alguien ajeno al proyecto, que nos dará un punto de vista más objetivo sobre la información que proporcionamos en los planos, de su comprensión y de su ejecutabilidad.
  • Los defectos de forma pueden ser aceptados, pero nunca los de fondo. Si se encuentran errores, se deben cambiar, sin pensar en posibles revisiones futuras.
  • Los planos son para construir algo, así que no está de mas ponerse en la piel del que debe utilizar los planos en obra, para comprobar que las cosas son construibles y están suficientemente claras.
  • Revisa, revisa y revisa.
  • Busca la perfección…es la única forma de sentirse orgulloso del trabajo que realizamos.

“Los planos son el lenguaje de comunicación entre el diseño y la construcción en los proyectos. Cuanto mejor se expresen, mejor será el resultado”

4 comentarios
  1. Mon
    Mon Dice:

    Ay Manolo por fin alguien que la da la importancia a los planos!!!!, por otro lado para que un plano sea una obra de arte hay que haber feeling y comunicación entre ingeniero, arquitecto y delineante. Otro detalle a tener en cuenta es que cada persona tiene un gusto, los hay los que les encantan los colores y dentro de los colores los colores chillones o los colores neutros, los hay los que les

    Responder
    • John E. Gonzalez M.
      John E. Gonzalez M. Dice:

      Soy dibujante, y estudiante de ingenieria civil, siempre mantengo una consigna, los planos deben hacerse de manera que cualquier persona pueda entenderlos, lo de bonitos o no, como dice la publicación va en el amor que tengas por tu carrera, y amo las mias la que tengo y la que estoy por terminar, y en la sinergia de las dos he encontrado cosas maravillosas para aportar al rango ingenieril…

      Responder
    • MANOLO GALLEGOS
      MANOLO GALLEGOS Dice:

      Buenos días John, gracias por pasarte por el blog y dejar tu comentario: Muy buena aportación con "cualquier persona pueda entenderlos", esperemos que la profesión vaya en esa dirección y no en complicarnos la vida. Suerte en tu estudios y ánimo para acabarlos pronto. Me alegro que te guste el blog, y espero que sigas aportando por aquí. saludos

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *